Estamos en guerra

Y es mundial.

La gente está saliendo a la calle a luchar por sus derechos.  Se está movilizando. Arriesga su integridad y su libertad.

Igual que hicieron hace casi 70 años los miembros de la Resistencia francesa contra la ocupación nazi de su país. No es casualidad que haya sido uno de ellos, Stéphane Hessel, quien haya conseguido conectar con las masas, con su manifiesto ¡Indignaos! (el cual ha dado nombre al movimiento español, “los indignados“).

Hessel no es un teórico de la lucha, como otros filósofos, sino que tiene experiencia personal en contienda. Por eso, precisamente, ha sido escuchado su llamamiento a la movilización.

Sin embargo, en 1944, los miembros de la Resistencia luchaban contra un ejército enemigo, de carne y hueso, presente en sus calles y en sus plazas.

¿Y nosotros? ¿Contra quién luchamos en el 2011?

Cada vez resulta más evidente:

El enemigo de la ciudadanía democrática hoy, está claro, es el poder financiero.

A %d blogueros les gusta esto: